Tres generaciones mujeres

Continuando con el tema que abrimos en el último post creemos que es interesante dedicar una entrada a los cuidados específicos de la salud bucodental de la mujer. Los cambios hormonales sufridos durante etapas concretas de su vida, como la pubertad o la menopausia, afectan a las diferentes zonas del organismo. Éste es el caso de la encía. La encía es un tejido extremadamente sensible a los cambios hormonales, conllevando, en los casos más extremos, la pérdida de los dientes.

Durante la pubertad, el incremento de los niveles hormonales femeninos produce un aumento de la circulación sanguínea en la encía. En consecuencia, se tiende a hinchar y puede tener una mayor tendencia al sangrado. Aunque dicho sangrado disminuye a medida que la joven crece es necesaria una prevención adecuada para evitar daños permanentes. La mejor manera de prevenirlo es cuidar los dientes a diario y visitar de forma regular al dentista. Así podrá tomar las medidas preventivas necesarias y un diagnóstico precoz, en caso de que aparecieran problemas de mayor calado.

Como ya comentábamos en nuestra anterior entrada, la encía también sufre cambios durante el embarazo. Frecuentemente, las mujeres embarazadas padecen una mayor inflamación, sangrado y enrojecimiento de la encía causado por la acumulación de placa. En estos casos, si no se realiza el tratamiento adecuado, el hueso y los demás tejidos que rodean a los dientes pueden dañarse de forma irreparable. De la misma manera, si se toman anticonceptivos orales, hay riesgo de sufrir trastornos similares a los del embarazo. Si quieres más información, puedes leer nuestro anterior post.

En el caso de la menopausia, la afección más destacable que podría aparecer en la boca sería la sensación de sequedad e irritación. La toma de suplemento de «progesterona» (una hormona que liberan los ovarios y, posteriormente, la placenta) puede incrementar la irritabilidad de las encías, lo que puede traducirse en una tendencia al hinchazón, el sangrado y el enrojecimiento. Sin embargo, el uso de parches como suplementos de hormonas femeninas apenas afecta a la salud bucodental de quien lo utiliza.

En determinadas ocasiones, después de la menopausia, puede disminuir la densidad del tejido óseo de los dientes (la «osteoporosis»). Recientemente, se ha relacionado dicha enfermedad con una mayor tendencia a padecer afecciones en las encías. Por ello, el cuidado de la encía debería ser un objetivo prioritario en la mujer afectada.

A pesar de todas las recomendaciones aquí apuntadas, es necesario recordar que el cuidado diario de los dientes y las encías y la visita regular al dentista son esenciales en todas las etapas de la vida de cualquier persona.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Teléfono para citas        971 880 445 / 672 118 521