laser_assisted_dentistry_banner.jpg

En Dental Láser buscamos la excelencia y no solo porque nos gusta ofrecerte lo mejor para tu salud bucal sino porque no podemos evitarlo, es nuestra vocación. Por eso estamos continuamente reciclando nuestros conocimientos para estar siempre al día de lo último en odontología.
Ya hace unos años que el láser revolucionó nuestro universo; se puede aplicar prácticamente en todo, endodoncia, implantología, operatoria dental, implantología oral…

Podemos distinguir dos grandes familias de láseres: aquellos para tejidos blandos y los que se aplican en tejidos duros.

Hoy la tecnología nos permite trabajar ambos tejidos con un mismo dispositivo láser. Trabajamos en tejido duro todo lo relativo a cirugía, corte, coagulación… y cambiando el parámetro y la cantidad de energía podemos lograr una función que hoy en día está muy de moda: la bioestimulación de los tejidos blandos y de los tejidos duros.

¿Qué es la Bioestimulación?

Como decíamos, la luz láser tiene diferentes efectos según su longitud de onda. Así, unos afectarán más a un tipo de tejidos por su contenido en agua y pigmentos que otros.
El láser, proporcionado en la dosis apropiada puede tener un efecto de bioestimulación, o dicho de otra manera: de aceleración del cicatrizado ayudando en gran medida a los procesos postoperatorios, así como a disminuir la sensibilidad dental, las inflamaciones y, sobretodo,  a evitar infecciones entre muchas otras ventajas.


El láser aplicado a otros usos

El láser se convierte en una herramienta médica muy versátil, presente en la mayoría de tratamientos médicos y estéticos del siglo XXI. Es utilizado para eliminar verrugas, cicatrices, manchas de la piel y lesiones de la piel, entre muchos otros usos.

En el campo de la periodoncia, el poder aunar los procesos de desinfección y bioestimulación se traduce en un conglomerado de beneficios para el paciente entre los que destacan la disminución de la inflamación y la mejor respuesta al tratamiento periodontal, diciendo adiós a las desagradables molestias como la hipersensibilidad después de la limpieza.

A nuestro modo de ver, el láser es un aliado indispensable tanto para el odontólogo como para el paciente. En el caso de estos últimos el láser ayuda a reducir el dolor y, por tanto, la tensión vivida por el paciente cuando se acomoda en el sillón de la consulta. La ausencia de ruido se traduce en un tratamiento más agradable y menos tenso, en definitiva.
El odontólogo, por su parte se encuentra con una optimización del tiempo, una reducción del número de citas, la práctica de cirugías menos invasivas y un paciente menos estresado fomentando así un trabajo más sosegado y una mayor tranquilidad profesional.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Teléfono para citas        971 880 445 / 672 118 521